Publicado el

Porteo al Sol: 3 consejos prácticos

 

Llega el verano, y ¡es genial para portear! Es cómodo, fresco y nos permite ir de un lado para otro sin tener que cargar el carrito arriba y abajo. Genial, ¿verdad?¡Cabe en cualquier lado! (Aprovecho para decirte que en la web tienes recomendaciones de cómo guardar tu UP WE GO para que dure en perfecto estado más tiempo, click aquí).

Así que decidimos ir a dar un paseo por la montaña, escaparnos a la playa, o ir a tomar el Vermut. Es ideal, y es una gozada vivir en un lugar donde el Sol nos regala temporadas como ésta, pero hay que estar a tiempo e ir protegidas, porque la piel de los pequeños es muy sensible y el cuidado y la protección desde los primeros meses es muy importante para la salud dérmica.

¿Qué recomendaciones debemos seguir? Te dejo 3 consejos prácticos para disfrutar de tus excursiones sin preocupaciones 😉

  • Usa ropa ligera y de materiales transpirables; permiten que no se acumule el calor y absorben la poca humedad que se pueda generar. Materiales como el lino y el algodón orgánico son opciones ideales.

 

  • Es una buena idea cubrir la cabeza de los peques con un gorrito cuando los porteamos. La tela cubre la mayor parte de su cuerpo, pero la cara, el cuello y la cabeza están expuestos.

 

  • Hay que usar protector solar, y no uno cualquiera. Los bebés, a partir de 6 meses, se deben proteger del Sol. Protectores solares hay a millones, así que cuando B* era pequeño me documenté un montón, porque me lo pienso muy mucho antes de exponer el cuerpo de un bebé a químicos o substancias que puedan ser perjudiciales. Las concusiones a las que llegué son que la crema solar ideal se caracteriza por:
    • Filtros Físicos, 100% minerales
    • Sin Parabenos
    • Sin perfumes

A mí me gusta mucho el protector de Organii, cumple todos esos requisitos y además está certificado como producto orgánico. Si quieres probarlo, tienes un descuento en la tienda online BE MY BABY, usa el código UPWEGO cuando termines tu compra 😉

 

Ahora sí, listos para el Sol, el verano, las excursiones, y todo lo que se ponga por delante. ¡A portear al Sol!

 

Anna

Publicado el

Los portabebés deben ser ergonómicos

Somos muy pesadas a veces, ¿verdad? Y nos ponemos las manos a la cabeza con facilidad cuando vemos a un bebé en una mochila viendo para delante o con las piernas totalmente colgando. Cada vez pasa menos, esto es verdad, pero ¿sabes por qué es tan importante que el porteo sea ergonómico?

No, no es por capricho, ni por moda, ni por querer ponernos quisquillosas. Es porqué es importante para la SALUD, tanto del bebé como de quien lo vaya a portear.

Ahora me voy a poner un poco técnica: desde un punto vista médico, la instintiva flexión de las piernas del bebé junto con el reflejo plantar y palmar sugieren que los bebés están adaptados a ser llevados en posición vertical. ¿Y cuáles son los beneficios de que el bebé sea porteado de manera ergonómica?

 

  • Previene las plagiocefalias posturales. La cabeza del bebé, cuando ese es porteado ergonómicamente, está en contacto con el pecho del porteador, donde tiene mayor movilidad gracias a la posición vertical y ventral. Además, en el portabebés la cabeza suele ir sujeta por una tela, que supone un sostén flexible, que se adapta totalmente a la forma de su cabeza y no al revés.[i]

 

  • Protege el desarrollo de la espalda. Cuando el bebé es porteado, adopta naturalmente la posición recogida cifótica o “en C”, y cuanto más tiempo se mantenga esta postura fisiológica, mejor será su desarrollo. Portear al bebé le da más posibilidad de movimiento que tumbado, ya que es la postura (ventral y en vertical) en la que tiene mayor competencia motriz, mejorando el tono muscular. La espalda en C evita la hiperextensión cefálica, protegiendo la zona cervical.

 

  • Protege el desarrollo de las caderas. La posición fisiológica típica del recién nacido es, junto con la cifosis del dorso, la posición de las caderas en “postura ranita” o W. Esta posición permite a los bebés ser porteados fácilmente a la cadera. En esa postura, la cabeza del fémur apoya contra el fondo del acetábulo, permitiendo el correcto desarrollo de la cadera y evitando problemas como la displasia. Así colocado y con las rodillas flexionadas, es la posición adecuada y no hay tensión en el cuerpo del bebé.[ii]

 

  • Higiene postural para el adulto. Portear no tiene un impacto tan negativo como se podría suponer en la higiene postural del adulto, siempre y cuando se use un portabebés ergonómico y que sea bien utilizado. Para usar adecuadamente un portabebés ergonómico es necesario mantener una buena postura, además hay que tener en cuenta que el recién nacido pesa menos que el peso que la madre ha cogido durante el embarazo, el cuerpo materno está ya preparado para cargar ese peso. Conforme va creciendo, si el porteo es constante, la musculatura se va adaptando progresivamente, lo que junto con la buena postura, resulta un ejercicio de cuidado de la espalda[iii]

 

Así que ya lo ves, es importante, y mucho, usar portabebés realmente ergonómicos. A veces, a simple vista, algunos nos pueden causar confusión: hay que consultar siempre que haya duda a una asesora de porteo y por lo que a mí respecta, puedes estar tranquila. Las bandoleras UP WE GO están diseñadas, y pensadas, muy pensadas, para que tu solo te ocupes de disfrutar. De la salud de tu peque, ya me he encargado yo 😉

 

 

[i] Mawji A, Vollman AR, Fung T. Risk factors for positional plagiocephaly and appropriate time frames for prevention messaging. Paediatr Child Health. 2014; 19(8): 423-7.
[ii] . International Hip Dysplasia: Baby carriers, seats and other equipment (http://hipdysplasia.org/developmental-dysplasia-of-the-hip/prevention/baby-carriers-seats-and-other-equipment/)
[iii] . International Hip Dysplasia: Baby carriers, seats and other equipment (http://hipdysplasia.org/developmental-dysplasia-of-the-hip/prevention/baby-carriers-seats-and-other-equipment/)
Publicado el

Los regalos que SI necesita una newmum

Si te has dado una vuelta por estos mundos de las listas de nacimiento, ya te habrás dado cuenta que son largas, muuuuy largas. Están llenas de regalos, ideas, accesorios, y cacharros varios, que no es lo mismo que necesarios, y ni por asomo indispensables.

Uno de los mejores consejos que me dieron estando embarazada fue en las clases preparto: necesario, necesario de verdad, solo hay tres cosas: ropa, pañales y una silla para el coche. A partir de ahí, todo es accesorio. Y no hay verdad más grande que esa: con esos básicos cubiertos cada familia, cada casa, cada momento hacen diferentes las necesidades de unos y otros.

Así que si las necesidades del bebé prácticamente están cubiertas sin comprar nada (brazos, pechos y poco más va a necesitar los primeros días) ¿por qué no nos concentramos en las necesidades de las mamás y los papás? Esos regalos, ¡si van a triunfar! Ocupan poco espacio, favorecen el buen ambiente, el relax y la salud.

 

  1. Cesta de fruta fresca.

¿Hay regalo más molón que éste? Vitaminas y minerales en su formato original, listos para ser ingeridos por madres hambrientas en el postparto. No es broma: dar el pecho da muchísima hambre y se suele recorrer a cosas fáciles, rápidas y con muchas calorías (bollos, para que nos vamos a engañar). Tener fruta fresca a mano es IDEAL. Y unos tuppers con comida casera preparada, tampoco son mala idea.

  1. Servicio de limpieza.

Si hay una cosa que me molestaba profundamente cuando había un bebé en casa era estar cansada y ver cómo todo se amontonaba a mi alrededor. Tener una horita para ti y tener que dedicarla a limpiar es algo que me perturbaba: creo que hasta soñaba con ello. Si tienes una hora para ti: duerme, lee, mira una serie o llama a una amiga, pero por favor: NO LIMPIES. Deja que alguien haga eso por ti. Hay muchas empresas que puedes contratar por horas, en horarios muy flexibles. Y esa sensación de llegar a casa y que todo esté en su sitio…NO TIENE PRECIO.

  1. Un reportaje fotográfico.

Es muy, muy chulo tener recuerdos de esos primeros meses. Pasan volando y tendemos a sacar mil fotos con la cámara; no queremos que se nos escape nada y las queremos compartir al momento, pero luego, nunca son suficientemente bonitas como para hacer un álbum o poner en el comedor, ¿no? Hay mil fotógrafas y mil estilos diferentes: busca, indaga y encuentra el que transmite tu esencia. Aquí si te tengo el trabajo un poco hecho: ¿te gustan las fotos de UP WE GO? ¿Te gusta su naturalidad, su luz, su espontaneidad, su cercanía? Para mí todo eso es Ann, mi fotógrafa oficial. Pregúntale acerca de las sesiones de peques, muy muy peques, y familias. Seguro encuentras el regalo perfecto.

  1. Una visita el fisioterapeuta.

Parece tan evidente, que nos olvidamos. Estos primeros días, ¿qué hay? Amor profundo, desconocimiento, y tensión. Mucha tensión. En el sentido más abstracto, pero también físicamente. Porque nuestro cuerpo se está acostumbrando a los kilos de menos que acaban de salir, a las nuevas posiciones para dar el pecho, para cargarlo, para cambiarlo… Recomiendo profundamente (y me considero culpable de no haberlo hecho) una visita al fisio para aliviar esas tensiones, localizar las malas posturas que estemos adoptando y CUIDARNOS, algo que en esos primeros meses es tan complicado.

Si eres de Barcelona o alrededores, visita Elisenda LLivina y pregúntale qué puede hacer por ti.

  1. Una bandolera UP WE GO.

Ya lo sabes, para mi portear marcó un antes y un después en la maternidad. Tener las manos libres para poder seguir haciendo cosas mientras el bebé está tranquilo y feliz, ¿Quién no iba a querer eso? Además, el porteo ergonómico respeta la posición natural del bebé, y eso hace que disminuyan los cólicos, los malestares digestivos y las malas posiciones, así que es muy probable que te ahorres visitas al médico y noches en vela. Son todo ventajas, ¿verdad? Te invito a que lo pruebes, y luego me cuentas.

Para ello, he puesto las sesiones de  Asesoramiento Online a mitad de precio durante un par de semanas: os contaré todo lo que necesitéis saber para usar la bandolera y sacarle el máximo partido. ¡Y si necesitas saber más, mándame un mensaje cuando quieras!

 

 

Publicado el

The overall survival of the species – Supervivencia

 

¿Cuándo empieza la maternidad? Supongo que pensamos, o yo pensé, que empieza cuando una parte de ti se siente preparada para ser madre. Un huequito de nuestro ser se va transformando, poco a poco, sin que nos demos cuenta, y se prepara para el gran momento: la bienvenida al mundo de nuestro bebé.

 

Si sois madres ya sabéis de que va, y si no lo sois, no os voy a desvelar el secreto. VAIS A FLIPAR. Así, en grande. En todo lo que pueda abarcar la expresión. Y si habéis tenido un embarazo de cuento, como el mío, os van a faltar horas, días y semanas para digerir todo lo que está pasando.

 

MiniB nació tan pequeño y tan dormidito, que hasta lo teníamos que despertar para comer. Si, de verdad. Lo despertaba. Hasta que un día, él DESPERTÓ. Ese ser minúsculo que sólo dormía, y comía, empezó a reclamar MAMÁ sin titubear. Y mamá era contacto, era calor, era brazos, y brazos, y más brazos. Era papá, pero sólo un rato porqué es mejor mamá. Era me duermo, pero si me dejas, me despierto porque lo que quiero, donde me siento bien, donde puedo crecer en paz y tranquilo, es con mamá.

 

Y yo, abrumada y sorprendida a partes iguales (¿por qué los bebés que yo conocía no eran así? ¡ese bebé no es como los que salen en las pelis!) empecé a buscar respuestas. Muchas de ellas, no eran las que yo quería oír. Porque yo esperaba algo como un remedio milagroso que convirtiera a mi pequeño bebé normal en un bebé de anuncio de Dodot. Pero la realidad, otra vez, me puso en mi lugar, que no es más que ACEPTAR y APRENDER. Leí, leí y leí, me informé, lloré y busqué. Y de repente, sin más, me acordé de un regalo llegado de México: una bandolera de anillas. Debajo de miles de peluches, pañales, hamacas, móviles y libros infantiles, asomaba la bandolera esperando su momento triunfal: Y LLEGÓ.

Empecé a portear y, VI LA LUZ. No pue algo premeditado, decidido ni racional. Simplemente sucedió. Mi bebé ahí si estaba bien. Ahí estaba relajado, tranquilo. No necesitaba llorar ni reclamarme porque mi olor, y el de su papá, nuestro calor, siempre lo acompañaba. Ya no se sentía extraño, incómodo, ni pequeño. Se sentía arrullado, protegido: EN PAZ.

Y esa ansiada paz, llegó a nuestro hogar. Los atardeceres cada vez fueron más dulces, más calmados. El Sol se iba y nosotros ya no teníamos miedo a que llegara la noche (también tengo para posts de noche con el extractor a toda potencia, SÍ). De día, podíamos hacer y deshacer sin malestar, ni llantos, ni esa continua sensación (incómoda) de saber que tu bebé te necesita casi hasta para respirar.

 

Y así, sin pensarlo, sin quererlo, sin saberlo, empezamos a portear. Empezó lo que hoy es UP WE GO. Empezó lo que espero que para muchas familias sea una ventana a felicidad.

 

¿Cómo fueron vuestros primeros días? También fueron, cómo decirlo, ¿complejos?

Anna