Publicado el

Salir de la cueva

La maternidad nos abruma, nos revuelve, y a veces, muchas veces, nos cuesta reconocernos. Y en este redescubrirnos, solemos quedarnos donde nos sentimos menos vulnerables: nuestra casa. Se ha convertido en nuestro templo, el lugar del cambio, donde todo pasa. Donde las noches son interminables, los días pasan sin darnos cuenta, y es a la vez, nuestro refugio y nuestra cárcel.

Sé que es duro compartir, entender, digerir lo que pasa entre esas cuatro paredes. Por eso, salir a dar una vuelta es FUNDAMENTAL. Empezar a compartir con el mundo ese cambio, ese nuevo yo, nos permite situarnos y nutrirnos de algo que también es importante: el mundo ahí fuera.

Además, la luz del Sol (fundamental para sobrellevar el postparto lo mejor posible), el cambio de paisaje, la interacción con los demás, nos garantiza un break de nuestro nuevo mundo interior para empezar a ir hacia fuera.

E igual que importante, sé que a veces es difícil. Las montañas de ropa por lavar, los pañales sin recoger, nuestras ojeras, los pelos a lo loco, el niño que llora en el carrito... nos lo ponen difícil a la hora de salir. ¿Por dónde empezar?

Bandolera Glaciar UP WE GO

Márcate objetivos asumibles: una vuelta a la manzana al día, para empezar, está bien. Tómatelo cómo parte de tu rutina diaria de ejercicio.

Háztelo fácil: Sólo necesitas un portabebés ergonómico y las llaves en el bolsillo. La Bandolera es ideal en estos casos, porque te la puedes colocar tu sola y aflojar si decides hacer la toma del pecho en la calle.

No lo dejes para mañana: cualquier día es un buen día para empezar, y en pocos días vas a notar los cambios en tu estado general. Intenta salir cuando la temperatura sea más suave y puedas disfrutar de tomar el Sol un ratito.

Poco a poco, verás que te sientes más segura y confiada para hacer salidas más largas, e incluso para poder hacer las compras o las gestiones con el bebé de una manera tranquila. Es importante que te escuches y sientas el progreso que vas haciendo poco a poco, ¡verás que chute de autoconfianza te da!

El postparto es a veces largo e imprevisible, pero salir de casa te ayudará muchísimo a aprender a caminar con tu nuevo yo.

Espero que este articulo te ayude, a mi me hubiera venido genial. Y tu, ¿recuerdas la primera vez que saliste sola con tu bebé? ¡Déjame tu reflexión en comantarios!

Os leo,

Anna

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *