Publicado el

Nacidos en Cuarentena

Este es un post que me he pensado y repensado mucho antes de escribir, porque las circumstancias que estamos viviendo son tan excepcionales, que entiendo que todos, en mayor o menor medida, estamos renunciando a nuestros derechos individuales en pro del colectivo.
Pero hay algo a lo que no debemos renunciar: a apoyarnos. A escuchar nuestras necesidades, a reconocerlas insaciadas, no atendidas. Por esto el post de hoy, es mi abrazo más cálido en la distancia a todos aquellos bebés y familias, nacidos en cuarentena. Espero que sea útil, y que recibáis un poquito de luz a través de este post.

 

COMO SOBREVIVIR A LA LLEGADA DE UN BEBÉ EN CUARENTENA

Como habréis leído en otros posts, cada família, cada hogar, es un mundo. La maternidad, un océano tan grande, como famílias hay ahí fuera, pero hay varios lugares comunes que tarde o temprano es probable que atravieses en esta nueva aventura.  Las noches son largas, los días son tan parecidos entre sí, que ya no sabes cuando te cambiaste de ropa, te diste una ducha en condiciones o la útlima vez que has cambiado las sábanas. Todo esto pasa en condiciones normales, cuando podemos salir a la calle, vernos con familia y amigos, cuando podemos pedir ayuda.  Y ahora, nada de esto exsite. No existen los tuppers de macarrones de mamá, la cesta de fruta fresca de tu amiga, el pasar  la escoba de tu hermana mientras te dedicas más de 3 minutos en no pensar en nada más que en ti.

Bandolera en casa

Y en estas condiciones, amigas, hay que ser prácticos. Aunque parezca banal, hay que ser lo más funcional posible. Hay que ver qué os funciona como familia y repetir el patrón si pensarlo mucho, hasta que el patrón ya no sirva más.

  • Utiliza el porteo como aliado: sabes que si porteas, seguramente tu bebé se dormirá en la bandolera y tendrás tiempo de hacer cosas. Usa esos ratos para hacer las cosas que necesitas hacer sin tener que atender al bebé.
  • Haz turnos con tu pareja: pueden ser turnos de mañana/tarde, para hacerlo más fácil. así, cada uno sabe cuando «le toca» estar al caso del bebé y cuando puede disponer de otros ratos para hacer ejercicio, leer, o hacer cosas de la casa.
  • Sed justos: si la mamá está amamantando, va a tener muchísima más carga de base, así que compensad este esfuerzo con el otro miembro de la pareja, y asegurad que la mamá lactante puede descansar y desconectar debídamente.

Y date mucho margen. Mucho. Sé cero exigente contigo misma. Pásate el día en el móvil, llama a quien tengas que llamar, pide comida preparada cada día si crees que esto te encaja ahora. Ya llegará el tiempo del ejercicio, los compromisos, y la dieta perfecta. Cuídate sin estresarte, ahora no es el momento. Y pide ayuda, SIEMPRE, siempre que la necesites.

Un abrazo enorme a todas estas nuevas famílias que han nacido en cuarentena. Esto, no lo vais a olvidar nunca.

 

Anna

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *