Publicado el

Sobrevivir a la primera navidad del bebé

¡Por fin! Los niños ya tienen vacaciones, yo he tenido tiempo de terminar los pedidos y nos disponemos a celebrar unas magníficas y tranquilas fiestas de Navidad. ¿o no? A lo mejor aún te faltan unos días para poder disfrutar de los peques. O no vas a tener vacaciones. O de lo que no tienes ganes, es de ver a tooooda la família estos días porque tu peque es aún muy peque, y tu aún te sientes cansada. O no tienes ganas de tener que pasarte las reuniones familiares dando explicaciones.

A las que como a mi les encantan las fiestas de Navidad, y a las que las temen desde septiembre, les voy a contar algo: desde que llega un bebé, la cosa cambia. ¡Y mucho! Tus prioridades han cambiado por completo y seguramente te va a tocar explicarle a tu familia cómo habéis decidido vivir las primeras fiestas. Ahí van mis consejos para sobrellevar las primeras Navidades con un bebé de la mejor manera.

Toma las decisiones basadas en el bienestar de TU NUEVA FAMILIA. Es normal que todo el mundo os quiera ver, tocar, manosear y cambiar pañales, pero sois los padres los que decidís con qué frecuencia, a qué hora y con quién. Si este año decidís no asistir a algún encuentro familiar: fuerza, naturalidad y asertividad para contarlo. Lo primero es el bienestar del pequeño, de la madre y de la unidad familiar, y quién no pueda entender eso, es su problema.

Portear te va a salvar. El porteo es la herramienta ideal para que tu bebé se sienta tranquilo y en confianza cuando se enfrente a situaciones nuevas y ambientes distintos. Muchos bebés parecen aparentemente tranquilos frente el alboroto, y es cuando llegan a casa que “se sueltan” y sacan todo el estrés que han acumulado durante la salida. Evitemos eso porteando al bebé al máximo cuando estemos fuera de casa, minimicemos contactos de desconocidos y favorezcamos al máximo su sensación de confort y bienestar.

Sigamos con las rutinas. Las rutinas (con cierta flexibilidad) aportan mucha tranquilidad a los bebés. Intentemos alterarlas el mínimo posible. Las siestas son sagradas: que descansen durante el día les permite estar tranquilos y también favorece el sueño nocturno, así que pongámoslo fácil: si piensas que se va a complicar la siesta fuera de casa, usa tu bandolera para que se la eche ahí. Se va a relajar mucho antes y le permitirá estar tranquilo y relajado al instante, seguir su rutina y estar más activo y relajado cuando despierte.

Los viajes en coche pueden llegar a ser una pesadilla con esos bebés que no soportan ir en la sillita. Eso es algo NO NEGOCIABLE. Los bebés en el coche van en la silla Sí o Si, o vas a tener que parar. Así que planea el recorrido con tiempo suficiente para poder descansar, hacer una toma o calmar al bebé si fuera necesario. Aprovecho para recordaros que las recomendaciones oficiales son que el bebé viaje a contramarcha hasta, al mínimo, los 4 años. Tenéis toda la información aquí.

 

Y si aun así tenéis dudas o preguntas y queréis que charlemos sobre eso o otras dudas que tengáis sobre el Porteo o la Maternidad, recordad que podéis pedir una Asesoría Online y charlamos un rato 😉

 

Aprovecho este post Navideño para AGRADECER todas las muestras de cariño de los últimos días, en forma de palabras, de pedidos, y de confianza en mi proyecto. Gracias por confiar en mí, gracias por confiar en nosotras.

Y en especial a Amaia de Besotan por ser compañera de aventuras y travesuras,  y haber colaborado en la elaboración y rigurosidad de este post.

Os deseo un 2019 lleno de retos, aventures, decisiones importantes y mucho amor, y os dejo un link al vídeo que taaaaanto os ha gustado.

Felices Fiestas // Bones Festes // Merry Christmas

Anna

Un comentario en “Sobrevivir a la primera navidad del bebé

  1. Felices fiestas!!! 😘😘😘😘

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *