Publicado el

El conflicto interno en la maternidad

En los talleres de Postparto esto es un must. La mayoría de nosotras, por dejar un poco de margen al error, tenía una idea de la maternidad muy, muy distinta antes de haberla vivido. Y eso se traduce, muchas veces, en la toma de decisiones previas a la maternidad. Sabéis a lo que me refiero, ¿no? Nos hemos creído la peli que nos cuentan en los anuncios de pañales, hemos hecho una lista laaaaarga de cosas que vamos a necesitar, y hemos tomado decisiones, del tipo:

no le voy a dar el pecho más de 6 meses

yo no me voy a levantar por las noches, que son para descansar

no le voy a dar chupete, que luego cuesta mucho de quitar…

lo voy a sacar a pasear en el carro, que para eso lo he comprado

y muuuuchas cosas más. Eso son decisiones que hemos tomando ANTES de ser madres, y eso, tras el parto, ha cambiado. Ha cambiado porque ya no somos las mismas, desde un punto de vista biológico y emocional, y por tanto, las decisiones que tomemos no pueden ser las mismas.

Bandolera de Anillas LAND
Bandolera de Anillas LAND

¿Y nos cuesta darnos cuenta? Pues muchísimo. Nos cuesta renunciar a nuestras ideas preconcebidas, a nuestros valores anteriores, porque nosotras, antes de ser madres, hemos sido muchas cosas, que también nos han gustado mucho. ¡Me gustaba mucho, a mí, ser yo! Nos repetimos constantemente. Y es que es difícil dejar entrar a nuestra nueva versión, y tener que decir adiós a una parte de nosotras. El conflicto interno está servido, y el baile hormonal que vivimos durante el postparto no nos lo pone nada fácil.

Y entonces, ¿cómo tomamos las decisiones? ¿Cómo sabemos qué es lo correcto? Pues no hay otro camino que escucharnos. Sin juicios, ni ideas preconcebidas. Sin mirar hacia afuera para buscar aprobación, sino mirando hacia dentro para ver qué nos pide la persona en la que nos estamos convirtiendo. Seguramente, mucha gente no lo hará como tú. Y quizás algunos te intentarán convencer de cambiar alguna de tus decisiones. Pero, ¿sabes qué? Sólo tú, escuchándote, SABES realmente lo que te funciona, lo que te gusta, lo que te hace estar bien.

Y cuando te paren por la calle y te pregunten: ¿todavía duerme con vosotros? ¿le has dado chupete? ¿por qué no camina, si ya es muy grande? ¿sacas el carrito a pasear y traes el niño cargado? La respuesta es siempre la misma:

A nosotros nos gusta así

Feliz fin de semana, felices vacaciones, y feliz maternidad a todas.

Anna

Publicado el

Crianza respetuosa y Blw

Que levante la mano quién se haya mandado fotos las hojas de recomendación de inicio a la Alimentación Complementaria de la pediatra entre sus amigas con el comentario NI EN BROMA, VAMOS.

Y es que es así. En la alimentación es en una de esas cosas donde ha avanzado mucho más la Sociedad que la estructura médica: los nutricionistas están haciendo bien su trabajo, y el conjunto de los mortales cada vez sabemos más sobre alimentación saludable, buenos hábitos y las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud. Y como todo esto lo tenemos a un click, muchas somos las que hemos investigado y ya vamos precavidas cuando nos insinúan que a los 4 meses ya le podemos introducir las papillas de fruta por las tardes.

La oleada de obesidad infantil que está llegando a los países desarrollados hace que las familias se planteen la alimentación sana y equilibrada como uno de los ejes importantes en el desarrollo de sus hijos. Incorporar unos hábitos saludables en casa es básico para fomentar una relación sana con la comida, y ¿cómo lo hacemos? Respetando la sensación de hambre/saciedad, apostando por alimentos no procesados y reales, dando a conocer todas las texturas de los diferentes alimentos y educando el paladar en los sabores naturales sin alteraciones.

Y para mí, el BLW fue LA OPCIÓN que me garantizaba que todo eso se cumpliera. Porque, además, tiene el plus que es el niño que, de una forma activa, entra en contacto con la comida. ¿O será la comida la única cosa que el niño debe llevarse a la boca cuando tiene 6 meses y le vamos a decir que no? 

BLW y Crianza Respetuosa

Aún y así, porque es un método novedoso y que mucho personal sanitario desconoce, hay que tomar ciertas precauciones y hay que estar bien informado. Si queréis ahondar en el tema, no os perdáis el vídeo con la Entrevista que hicimos con María, de Comiendo con María, acerca de la Crianza respetuosa y el Blw, con los consejos que nos da como profesional y resuelve todas las dudas que me hicisteis llegar por mensaje. También os dejo el link del curso de BLW que ella propone y del cual hablamos, que creo que es una Guía Indispensable para todas las que queráis probar con el método.

El curso os servirá para saber por donde empezar, qué debéis tener en cuenta, y cuales son las recomendaciones OFICIALES a seguir en cuanto a la introducción de alimentos (basta de mitos, por favor). Además, trata a fondo el tema de los ahogamientos y os da las claves para saber qué son exactamente y como evitarlos. Más info.

Así que, contadme. ¿os gustan las colaboraciones de este tipo? A mi me encanta compartir este lugar con otros profesionales de este nivel y compartir información relacionada con la Crianza respetuosa y la maternidad de calidad y que os pueda ser interesante. Acepto suggerencias 😉

¡Nos vemos pronto por aquí! Y recordad que tenemos en marcha los Talleres Postparto en Molins de Rei y Sant Cugat, ¡no dudéis en pedir info!

Feliz Primavera,

Anna

Publicado el

Contacto y Separación en bebés

La importancia del contacto en la separación

 

Tenía ganas de aparecer por aquí tras tantos de fiestas, regalos y descontrol. Tras tantos días en familia, disfrutando de nuestros pequeños, a veces contando las horas para que la temida y querida rutina volviera a nuestro hogar…Y con todo ese ajetreo me surge la necesidad de hablar, una vez más, de la separación.

La vuelta a la rutina a veces nos vuelve a separar. Nos manda de nuevo a la realidad, al trabajo, a la vida estructurada, pero nos quita horas de mimos improvisadas, siestas juntos en el sofá, y la espontaneidad de todo tipo de caricias, canciones y abrazos, que dejamos salir sin filtrar y que ahora, nos tenemos que guardar.

Y eso se nota, señoras. Lo notamos nosotras y lo notan nuestros pequeños. Que ansían un beso inesperado, un abrazo sorpresa, y en el fondo, nuestro olor, nuestro calor, A NOSOTRAS.

Y llegan las rabietas a media tarde, los NO NO NO, los enfados, las noches con mil interrupciones, las eternas luchas por duchar, ir al parque, regresar del parque, ponerse la chaqueta, subirse la cremallera…y no hace falta seguir, ¿verdad?

La parte dura de todo es que es NORMAL y están en su derecho (y nuestro deber es respetarlo y acompañarlo) de estar un poco molestos con la nueva situación. La parte buena es que PODEMOS HACER UN MONTÓN DE COSAS para suavizar el impacto de esta separación en los pequeños.

 

A c e p t a c i ó n

Este es el primer paso. Aceptar que seguramente esta situación no es de su agrado y nos lo van a hacer saber. Aunque estemos cansadas y no nos venga nada bien llegar a casa y tener que lidiar con eso, es lo que no toca hacer si queremos que transiten esas situaciones acompañados y que puedan aprender de ellas. Aunque a veces no haya otra opción que la separación, el mensaje tiene que ser claro: entiendo tu malestar, preferirías estar conmigo, te entiendo y te acompaño. ¿Y luego?

 

C o n t a c t o

Eso es lo que necesitan. Necesitan casa, necesitan mamá, papá, persona con quien sentirse protegidos. Necesitan respirar profundo a nuestro lado y sentir que ahí sí pueden relajarse, ser vulnerables, bajar la guardia.

 

A l i a d o s

Busquemos aliados. Busquemos maneras de estar cerca sin tener que parar (¡a veces es imposible parar!). Usemos la bandolera para esos ratitos que estamos en casa organizando, cocinando, o atendiendo al hermano para que al mismo tiempo ellos estén cerca, conectados con nosotros, aunque estemos realizando otra actividad. Apaguemos teles, aparatos electrónicos y dispersiones varias y centrémonos en el aquí y ahora, para que el tiempo que estemos juntos nos rinda al máximo. Respiremos profundo y entendamos que es un proceso, y que con amor, paciencia y comprensión P A S A R Á.

 

Y ahora contadme, ¿cómo ha ido la vuelta a la rutina? ¿Habéis tenido dosis extras de contacto? Si queréis hablar más del tema, o tenéis cualquier consulta relacionada con el porteo o la maternidad, os recuerdo que podéis pedir una Asesoría Personalizada.

Y aprovecho para recordaros también que en los talleres de PostParto tratamos el tema de la separación en los primeros meses y os damos tips y herramientas para que lo viváis de la mejor manera posible. ¿Nos vemos ahí?

 

Anna

Publicado el

Sobrevivir a la primera navidad del bebé

¡Por fin! Los niños ya tienen vacaciones, yo he tenido tiempo de terminar los pedidos y nos disponemos a celebrar unas magníficas y tranquilas fiestas de Navidad. ¿o no? A lo mejor aún te faltan unos días para poder disfrutar de los peques. O no vas a tener vacaciones. O de lo que no tienes ganes, es de ver a tooooda la família estos días porque tu peque es aún muy peque, y tu aún te sientes cansada. O no tienes ganas de tener que pasarte las reuniones familiares dando explicaciones.

A las que como a mi les encantan las fiestas de Navidad, y a las que las temen desde septiembre, les voy a contar algo: desde que llega un bebé, la cosa cambia. ¡Y mucho! Tus prioridades han cambiado por completo y seguramente te va a tocar explicarle a tu familia cómo habéis decidido vivir las primeras fiestas. Ahí van mis consejos para sobrellevar las primeras Navidades con un bebé de la mejor manera.

Toma las decisiones basadas en el bienestar de TU NUEVA FAMILIA. Es normal que todo el mundo os quiera ver, tocar, manosear y cambiar pañales, pero sois los padres los que decidís con qué frecuencia, a qué hora y con quién. Si este año decidís no asistir a algún encuentro familiar: fuerza, naturalidad y asertividad para contarlo. Lo primero es el bienestar del pequeño, de la madre y de la unidad familiar, y quién no pueda entender eso, es su problema.

Portear te va a salvar. El porteo es la herramienta ideal para que tu bebé se sienta tranquilo y en confianza cuando se enfrente a situaciones nuevas y ambientes distintos. Muchos bebés parecen aparentemente tranquilos frente el alboroto, y es cuando llegan a casa que “se sueltan” y sacan todo el estrés que han acumulado durante la salida. Evitemos eso porteando al bebé al máximo cuando estemos fuera de casa, minimicemos contactos de desconocidos y favorezcamos al máximo su sensación de confort y bienestar.

Sigamos con las rutinas. Las rutinas (con cierta flexibilidad) aportan mucha tranquilidad a los bebés. Intentemos alterarlas el mínimo posible. Las siestas son sagradas: que descansen durante el día les permite estar tranquilos y también favorece el sueño nocturno, así que pongámoslo fácil: si piensas que se va a complicar la siesta fuera de casa, usa tu bandolera para que se la eche ahí. Se va a relajar mucho antes y le permitirá estar tranquilo y relajado al instante, seguir su rutina y estar más activo y relajado cuando despierte.

Los viajes en coche pueden llegar a ser una pesadilla con esos bebés que no soportan ir en la sillita. Eso es algo NO NEGOCIABLE. Los bebés en el coche van en la silla Sí o Si, o vas a tener que parar. Así que planea el recorrido con tiempo suficiente para poder descansar, hacer una toma o calmar al bebé si fuera necesario. Aprovecho para recordaros que las recomendaciones oficiales son que el bebé viaje a contramarcha hasta, al mínimo, los 4 años. Tenéis toda la información aquí.

 

Y si aun así tenéis dudas o preguntas y queréis que charlemos sobre eso o otras dudas que tengáis sobre el Porteo o la Maternidad, recordad que podéis pedir una Asesoría Online y charlamos un rato 😉

 

Aprovecho este post Navideño para AGRADECER todas las muestras de cariño de los últimos días, en forma de palabras, de pedidos, y de confianza en mi proyecto. Gracias por confiar en mí, gracias por confiar en nosotras.

Y en especial a Amaia de Besotan por ser compañera de aventuras y travesuras,  y haber colaborado en la elaboración y rigurosidad de este post.

Os deseo un 2019 lleno de retos, aventures, decisiones importantes y mucho amor, y os dejo un link al vídeo que taaaaanto os ha gustado.

Felices Fiestas // Bones Festes // Merry Christmas

Anna

Publicado el

Separación mamá bebé

La separación

Ha llegado septiembre y con él LA SEPARACIÓN. Así es: empieza el curso y tarde o temprano, nuestros retoños se van a ir de nuestro lado. Después de un verano intenso, disfrutando de los días como si tuvieran 28h, ansiando siestas que no han llegado y disfrutando de trasnochar alguna que otra vez, la vuelta a la rutina, y la vuelta al trabajo, implican separarnos.

 

Si estáis por aquí es porque entendéis la necesidad de contacto que tienen los bebés. Los niños. La que tenemos todos. El contacto físico nos conecta, (click aquí para saber como), nos nutre, y nos devuelve la paz cuando más falta nos hace. La separación física de nuestros pequeños genera la ausencia de ese contacto: y se nota. No vamos a poder dar ese abrazo cuando se caigan, no vamos a poder contener ese llanto y no vamos a poder celebrar ese primer dibujo bien trazado en un papel.

 

Si estáis un poco como yo, desbordadas por los acontecimientos, o inseguras por lo que pueda pasar, os recomiendo los 15 recursos que os da Míriam Tirado para la separación. Es mi guía de cabecera, y los leo y releo las veces que haga falta. Estos días más que nunca, ¡que por aquí el peque empieza p3!

 

Volviendo al hilo. Hay buenas noticias: PODEMOS HACER COSAS. Claro que sí. Primero, ser conscientes de la ausencia que se va a crear. De las necesidades no atendidas, que seguramente deberemos atender luego. De que esa “falta”, la podemos compensar. Y ahí es donde hay que buscar aliados. ¿Lo adivinas? PORTEAR.

Ese contacto constante, al ser porteados, genera conexión a todos los niveles. El intercambio, flujo, o llámalo como quieras, de energía que se produce cuando estamos en contacto es VITAL para los peques y para nosotros, para nutrir esa conexión, ese vínculo. En la rutina del día a día, portear mientras preparamos la cena, hacemos la colada, o atendemos a un hermano, nos facilita la vida y nos retroalimenta al mismo tiempo.

 

Además, hacer uso de las herramientas, como el porteo, que sabemos que contribuyen al bienestar de los peques, nos aporta a nosotras tranquilidad para afrontar la separación de una manera más relajada, y a mantener alejado el sentimiento de culpa que a veces se genera, a favor de la proactividad.

Nota al pie: si este septiembre se os hace cuesta arriba, pensad que no estáis solas. Las separaciones son duras para ambas partes: a veces suceden cuando no estamos preparadas para ello. Busquemos herramientas, amigas, y ayuda, si no hace falta, para llevarlo de la mejor manera posible. Es normal. Cuesta. Te mando un abrazo.

 

Anna

Publicado el

Porteo y lactancia

PORTEO Y LACTANCIA

El porteo es una ayuda maravillosa para las madres y padres; te facilita la vida permitiéndote cargar a tu hijo a la vez que dispones de tus brazos, lo mantiene tranquilo y te ayudará con la lactancia. ¿Por qué? Básicamente, porque el porteo ayuda a cubrir las necesidades del bebé que, al nacer, solo reconoce a la madre como su hábitat natural.

El contacto físico de mamá y bebé pone en marcha las mismas hormonas que la lactancia: la prolactina y la oxitocina[i], también llamada «hormona del amor» porque solo se produce en situaciones en las que tenemos contacto, estamos calmados y sentimos amor. Por tanto, el porteo pone a la díada madre/bebé en las condiciones óptimas para el amamantamiento:

  • El contacto piel con piel y la proximidad promueven la liberación de las hormonas arriba mencionadas que, a su vez, activa el flujo de leche.
  • El acceso rápido al pecho facilita la succión a demanda, ya que las señales de aviso de hambre/sed son más evidentes y son detectadas más rápidamente por la madre.
  • La succión a demanda permite el establecimiento de la lactancia.

Así que, sólo por portear, te ganas dos puntos en el carnet de madre lactante. Pero hay más: ¡Se puede portear y amamantar a la vez!

Eso sí: ésta es práctica nivel avanzado y se requiere el dominio de ambas disciplinas olímpicas antes de empezar. Los requisitos son:

  • Tener establecida la lactancia; un buen agarre es fundamental.
  • Dominar a la perfección tu bandolera de anillas y sentirte cómoda en ella. La verdad es que es realmente fácil ajustar la bandolera para dar el pecho: sólo tienes que aflojar la t
    ensión de la tela con las anillas para que el bebé baje un poco hacia el pecho.

Si consigues dominar la técnica, verás que el cielo está un poco más cerca 😉 tener las manos libres mientras amamantas para trabajar con el ordenador, atender a otro bebé, encargarnos de la casa, o sencillamente descansar un poco con las manos libres de manera cómoda, práctica y segura es algo que merece la pena probar, ¿no crees?

 

Y si tienes cualquier duda, o no acabas de dar con la posición ideal para amamantar, ya sabes que tenemos Sesiones Online para resolver todos estos problemas técnicos, y muchos más 😉

¿Te animas? Me gustaría mucho ver fotos vuestras porteando y amamantando a la vez, ¡que eso ya es nivel PRO!

Y, antes de despedirme, aprovecho para recordarte que el siguiente post va a ser en forma de vídeos cortos, con TIPS y TRUCOS para sacarle el máximo partido a tu bandolera UP WE GO, que iré colgando en Instagram y recopilaré en un post final antes de que acabe el verano. Y que si te vas de vacaciones pronto a lo mejor te viene bien el post con consejos para portear bajo el Sol.

Nos vamos siguiendo por aquí, entre chapuzón y chapuzón.

 

Anna

[i] Si te interesa la parte más científica de todo eso, te invito a visitar Besotan Trageberatung. Descubrí el funcionamiento hormonal del cuerpo de la mujer en uno de sus cursos y fue revelador.

 

Publicado el

Como conseguir una crianza con apego

Como conseguir una crianza con apego

 

Éstos días ha habido mucho movimiento por aquí. He recibido muchos mensajes por el curso que sorteamos (info aquí) de mamás que sienten que, aunque dan el 300%, no existe un feedback (aún). Y digo aún porque la crianza es algo a largo plazo; lo primero que os dije a todas y lo que quiero dejar escrito aquí es LLEGARÁ el momento que nuestra paciencia, interés, cuidado y atención se verá reflejado en alguno de sus actos. Criar con amor y respeto, da sus frutos, y ahora sólo hemos plantado la semilla. Pero eso no es lo que más os preocupa; en el fondo nuestra crianza es a fondo perdido. Lo hacemos porque queremos,  porque así lo sentimos. Seguramente es la cosa más altruista que vamos a hacer en la vida. Y por eso nos inquieta tanto, ¿lo estamos haciendo bien?

Lo que nos preocupa de verdad es si estamos generando un vínculo sano con nuestro bebé. La ausencia de ese feedback inicial a veces nos descoloca y hace que nos cuestionemos muchas cosas. ¿Será verdad que llora para manipularme? ¿si llora tanto, es que lo he desatendido? ¿lo traumaticé el otro día cuando lloró cinco segundos mientras sacaba la ropa de la lavadora? Lo pongo un poco melodramático, lo sé. Pero es para que nos hagamos una idea de cómo van nuestros sentimientos y nuestras dudas durante el puerperio. Y hoy vengo a tranquilizaros:

El apego que generamos, en la mayoría de los casos, es un apego seguro. Atendemos a las necesidades de nuestro bebé. ¿y cómo lo sé? Vamos a hacer un test. Pon un checked en cada uno de esos aspectos importantes para el apego seguro si lo has tenido en cuenta en tu crianza:

 

  • Birth bonding: contacto piel con piel al nacer, y en el día a día.
  • Breastfeeding: lactancia materna.
  • Babywearing: porteo ergonómico y seguro.
  • Balance: cuidado personal y social mientras cuidamos del bebé.
  • Valor del llanto: atender y comprender el valor del llanto del recién nacido.

¿Cómo lo ves? ¿Has desarollado varios de esos aspectos en tu crianza? Crees que aún quieres ir un poco más allà? Creo que puedo aydarte. Para empezar, puedo contarte cómo el porteo me ayudó a mí. Y ahora, te cuento la parte más técnica de todo esto 😉

 

El apego es el vínculo emocional que desarrolla el niño/a con sus cuidadores y que le proporciona la seguridad emocional indispensable para un buen desarrollo de la personalidad. Parte de la necesidad de bebé de estar próximo a su madre, de ser acunado en brazos, protegido y cuidado.
Además de sentir a su mamá nada más nacer, para lograr un apego seguro  el bebé tiene que estar en contacto con su madre en cualquier situación diaria para mantener una relación de cercanía. Por tanto, los besos, abrazos y caricias  son bienvenidos en esta crianza; así como el porteo, pues el pequeño se siente protegido en cualquier entorno.

Los bebés que son llevados en portabebés están al resguardo, en contacto directo con la persona que lo lleva, normalmente su papá o su mamá. Se sienten más protegidos, se estresan menos y permanecen en un estado de vigilia tranquila, lo cual les permite asimilar mejor lo que sucede en su entorno.

Los bebés en brazos son bebés felices (lo cual no quiere decir que los bebés en cochecito no lo sean), pero ¿a qué bebé no le gusta estar en brazos? Los brazos les brindan confort y seguridad. Además, la cercanía y el contacto continuo con el bebé permiten conocerlo mejor fortaleciendo el vínculo.

 

Como ves, el porteo es una herramienta muy útil para fortalecer el vínculo con el bebé y generar un apego seguro. Si has vuelto al trabajo o tienes que ausentarte por períodos largos de tiempo, portear te puede ayudar a maximizar el impacto del contacto su desarrollo. Si lo cuidas y estás con él todo el día, te hará la vida más fácil. ¿Todo son ventajas, verdad?

 

Aprovecho a decirte que ayer subí los modelos de la nueva colección. Son de lino, fresquitos, y muy muy bonitos, inspirados en las esencias de las Islas Griegas. Creta y Mikonos, Te dejo el link aquí por si quieres echarles un ojo.

Y me despido, que tengas feliz fin de semana y que hayas entrado en este período vacacional con el flow que requiere, que a veces no es fácil.

 

Un abrazo,

 

Anna