A veces, las que llevamos tanto tiempo hablando de Porteo Ergonómico, nos olvidamos de contar a las recién llegadas el por qué de todo esto. ¡Nosotras también estubimos ahí! Así que empecemos por el principio: El porteo es la forma más antigua de transportar a tu bebé, mientras le permites tener contacto contigo y la seguridad de tenerlo cerca de ti. …

Desde hace millones de años, las madres y los padres se dieron cuenta de una cosa: nuestras criaturas quieren contacto. Quieren sentirse cerca de sus personas de referencia. Y si quieres hacer otra cosa, y atender a tu bebé al mismo tiempo, la opción que te queda es TENERLO PEGADO. No hay más.

Y así, buscando formas de tenerlo pegado, aparecieron de forma natural en la historia, telas, rebozos y técnicas para cargar a nuestras bebés, permitiéndonos movernos, transportarnos, hacer tareas, mientras ellas estaban ahí, bien calientitas, junto al olorcito de mamá o papá, relajándose y disfrutando del placer de, simplemente, estar.

La vida moderna

Ha sido la occidentalización de nuestra cultura, la modernidad, y las prisas, lo que nos ha alejado de eso. La aparente practicidad del carrito (ahí no lo tienes que cargar tú,eh!), la hamaquita, la cuna separada… No han sido más que elementos que se han ido introduciendo para, en teoría, hacernos la vida más fácil, pero, a la práctica, desconectándonos mucho de las necesidades de nuestras criaturas (y de las nuestras propias! Nunca me cansaré de decir que el contacto piel con piel de los primeros días, semanas y meses, es tan beneficioso para el bebé cómo para la madre! Sabías que previene la Depresión Postparto? Pues ahí lo tienes 😉

Pero en realidad, lo que SÍ funciona, lo que SÍ es importante, es estar cerca. A todas horas, en todo momento. Es la manera que tienen los peques (de manera biológica) de sentirse tranquilos para poder desarrollarse debídamente, y es la manera que tenemos mamás y papás de prestar la atención adecuada a nuestras criaturas sin morir en el intento: porque seamos realistas, nosotros vivimos en ésta sociedad, y de alguna manera, tenemos que adaptarnos al ritmo frenético.

El Porteo Ergonómico nos facilita la vida.

¿Y eso, por qué? Pues entres otras muchas cosas, que podéis ver en un post más técnico aquí,

  • Porque Respeta la posición natural fisiológica del bebé; se adapta a su cuerpo y no fuerza ninguna postura.
  • Porque respeta las necesidades de las personas que lo cuidan: la necesidad de moverse, de atender a otras criaturas, otras tareas.
Bandolera portabebe ergonomico

y así, una vez más, es volviendo al origen que nos encontramos. Como tantas y tantas veces nos pasa en la maternidad: el escucharnos, el volver a la casilla de salida, al alejarnos de las películas románticas,..encontramos la respuesta.

Yo empecé a portear por supervicencia, con mi bebé nacido a las 36 semanas (puedes leer mi historia aquí) y tuve que aprender (y desaprender) muchas cosas para poder disfrutar de esa experiencia: dejé muchos consejos atrás, y conecté con lo que sentía. Sólo así pude entender qué necesitaba mi bebé, y qué necesitan la mayoría de criaturas del mundo (alerta spoiler: no es una hamaquita superluxe, ni una cuna ultracuqui, ni un juguete a luz y color). Es contacto, eres TU.

Espero que con esas pinceladas podáis empezar a entrar en el mundo del porteo, igual que hice yo, y a disfrutar de muchos momentos de contactos, caricias y amor en vuesto día a día. Al final, el porteo ergonómico ha venido a hacernos la vida fácil, a cuidar a nuestras pequeñas, a nuestra familia, y a nosotras.

Un abrazo fuerte a las nuevas famílias que enfrentan momentos de lloros y caos; las que hemos estado ahí sabemos lo difícil que es, y que aún así, seréis capaces de encontrar las mejor solución para vuestra familia!

Estamos en contacto a través del grupo de Facebook para cualquier cosa, ok?

Anna

Our Baby is Here! Tendremos la tienda cerrada unos días.Déjanos tus datos y nos vemos a la vuelta!

Our Baby is Here! Tendremos la tienda cerrada unos días.

Déjanos tus datos y nos vemos a la vuelta!

¡Gracias por suscribirte! Revisa tu correo para confirmar tu dirección de e-mail.